Fibromialgia

Fibromialgia

¿QUÉ ES LA FIBROMIALGIA?

La palabra “fibromialgia” significa dolor en los músculos y tejidos que conectan huesos, ligamentos y tendones.

La fibromialgia es una condición que causa dolor, dolor, rigidez, fatiga y sensibilidad, especialmente en el cuello, la espalda, los hombros y las caderas. Las personas con fibromialgia a menudo experimentan alteraciones del sueño, ansiedad y depresión, dolores de cabeza y problemas gastrointestinales.

Si bien no existe una cura conocida para la fibromialgia, no es potencialmente mortal y no causa deformidad o daño a los tejidos. Se puede gestionar con éxito en muchos casos.

¿QUE CAUSA LA Fibromialgia ?

La causa de la fibromialgia es desconocida. Los factores que pueden contribuir a su desarrollo incluyen estrés emocional, lesiones o traumas (especialmente en el cuello o la parte superior del cuerpo), cambios en la forma de trabajar de los músculos (como disminución del flujo sanguíneo en los tejidos), cambios en los niveles químicos del cerebro (serotonina) y antecedentes familiares de fibromialgia.

Los investigadores también sospechan que las infecciones pueden desempeñar un papel, aunque no hay pruebas definitivas.

¿QUIÉN ESTÁ EN RIESGO?

La fibromialgia es una enfermedad común que afecta aproximadamente al 2 por ciento de la población de EE. UU. O alrededor de 5 millones de personas.

Afecta principalmente a las mujeres, especialmente a las que tienen entre 35 y 55 años. Sin embargo, también puede afectar a hombres, niños y ancianos.

En algunas familias, los factores hereditarios juegan un papel en el riesgo de una persona de desarrollar artritis.

Si un padre u otro pariente cercano ha sido diagnosticado con artritis, es importante compartir esta historia con un proveedor de atención médica. El diagnóstico y el tratamiento tempranos son la clave para el manejo exitoso de la artritis.

PUEDE SER PREVENIDO?

Debido a que sus causas siguen siendo desconocidas, actualmente no hay forma de prevenir la fibromialgia.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

La fibromialgia es difícil de diagnosticar. No causa inflamación y no se puede diagnosticar con rayos X, análisis de sangre o muestras de tejido muscular. El diagnóstico se basa en la historia del paciente y el examen de un médico. Con frecuencia, se realizan exámenes de sangre para descartar otras causas de los síntomas del paciente. De acuerdo con las directrices del American College of Rheumatology, una persona tiene fibromialgia si tiene dolor generalizado durante al menos tres meses y dolor en al menos 11 de 18 puntos sensibles específicos en el cuerpo. Puede ser necesario derivarlo a un reumatólogo (médico especialista en artritis).

¿COMO ES TRATADO?

No se conoce una cura para la fibromialgia. Los estudios han demostrado que el  ejercicio , incluidos los relacionados con la flexibilidad, los ejercicios aeróbicos y los estiramientos, puede ayudar a reducir el dolor muscular y la sensibilidad y mejorar la sensación de bienestar.

Los medicamentos para disminuir el dolor, relajar los músculos y mejorar el sueño a menudo se usan para tratar los síntomas de la fibromialgia. Otros tratamientos incluyen calor, masajes, relajación y manejo del estrés.

El manejo exitoso de la fibromialgia incluye el  autocontrol . Es importante que los pacientes aprendan acerca de su enfermedad y participen en su propio cuidado.

Trabajar con profesionales de la salud permite que una persona participe en la toma de decisiones y obtenga una sensación de control.

El autocontrol incluye educación sobre la artritis, programas de ejercicios, relajación y control del estrés, comidas bien balanceadas y mantener el peso adecuado, cuidar las articulaciones y usar dispositivos de asistencia para descansar las articulaciones y aliviar la presión.

  • El ejercicio  puede ayudar a aumentar la independencia, mejorar el estado de ánimo, disminuir el dolor, aumentar la flexibilidad, mejorar el flujo sanguíneo, mantener el peso adecuado y promover la buena forma física general. Hacer ejercicio en una piscina de agua templada es una excelente opción. La terapia física / ocupacional puede ayudar a restaurar el movimiento de las articulaciones y aumentar la fuerza. Un terapeuta puede ayudar a diseñar un programa de ejercicios para satisfacer las necesidades específicas de una persona.
  • El descanso  también es importante. La fibromialgia puede causar cansancio y debilidad muscular. Un descanso o una siesta corta que no interfiera con el sueño nocturno pueden ayudar. Las técnicas de relajación pueden ser útiles para controlar el dolor. Algunas personas consideran útil la reducción del estrés y la retroalimentación biológica.
  • Los dispositivos de ayuda  se pueden usar para reducir el estrés en ciertas articulaciones. Por ejemplo, los soportes o bastones pueden ayudar a reducir el estrés en las rodillas. Las pinzas de jarras u otros artilugios pueden ayudar a reducir el estrés en las pequeñas articulaciones de las manos.

La investigación muestra que los pacientes que participan en su propia atención informan menos dolor y hacen menos visitas a los profesionales de la salud, además de disfrutar de una mejor calidad de vida.

¿CUÁNDO DEBERÍA UNA PERSONA OBTENER AYUDA?

Cuando el dolor o el cansancio extremo interfieren con la capacidad de una persona para trabajar, dormir o realizar actividades normales de la vida diaria, se debe contactar a un profesional de la salud. 

El control del dolor y las formas de manejar el estrés a menudo requieren la ayuda de profesionales de la salud.

Deja un comentario